¿Aceptas el reto de empoderarte de ti mismo y de tu destino?

Aprovecha esta semana que es muy especial, no solo porque es la última del año, sino porque viene marcada por la Luna Nueva y una conjunción Sol-Mercurio, todo ello en Capricornio. :

Comienza el nuevo año y, como siempre, se disparan los deseos de cambiar de vida, de hacerlo todo mejor y dejar atrás todo aquello que es un lastre. Se plantean nuevos objetivos y se hacen nuevos planes, pero qué poco suelen durar. Ello se debe a dos motivos fundamentales: un falso exceso de ilusión debido a la presión ambiente -parece que con el nuevo año tiene que ser todo nuevo- y la falta de voluntad que dificulta actuar con suficiente determinación para vencer las inercias que nos atrapan.
Sin embargo, este año tiene la peculiaridad de empezar con Mercurio retrógrado.

¿Y esto qué significa?
Lo primero que debemos entender es que las cosas no siempre son lo que parecen y que las ideas y los planes necesitan ser revisados una y mil veces hasta ajustarlos a la realidad. Es necesario entrenar la mente, ser flexibles y estar dispuestos a aprender o a ponernos al día constantemente.
Durante este lazo de retrogradación Mercurio estará en el signo de Capricornio, un signo de Tierra, pragmático y realista. Y este ciclo de ensayo-error-ensayo, tan típico de las retrogradaciones del planeta de la comunicación, debe servirnos para tomar conciencia de la distancia que hay entre nuestras ideas y la tozuda realidad. Si lo aprovechamos bien, nos servirá para aprender a ser perseverantes y comprometidos con los objetivos, aunque cuesten un esfuerzo considerable, pues Capricornio sabe que todo cuesta.

Dicen los especialistas en cambios de hábitos que es necesario poner en práctica las nuevas normas de forma disciplinada durante un mínimo de 21 días para que se implanten en el cerebro y acaben siendo rutina.
¡Qué curioso!, casi los mismos días que dura un lazo de retrogradación de Mercurio. ¿Crees que es casualidad?

¿Aceptas el reto de empoderarte de ti mismo y de tu destino?

Si es así, te recomiendo que recuerdes estos tres puntos:
1. Motivación y compromiso. Para qué quieres asumir tus compromisos y hasta qué grado te comprometes.
2. Rutina y práctica. No dejes de practicar el nuevo hábito en el camino hacia tus objetivos.
3. Chocolate. Premiate un poco cada vez que consigas los pequeños objetivos, ya sea con un poco de chocolate o con otra cosa que para ti suponga un refuerzo y no vaya contra lo que quieres lograr.

Fuente: Vicente Cassanya

Publicado por losnumerosylavida

Los Números y la Vida es una escuela de numerología karmica dirigida por Teresa Gómez, licenciada en bioquímica, astrología, tarot y numerología karmica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: